El verano es la estación del año en la que más envejece nuestra piel, ya que recibimos más radiación solar, lo que, en exceso, causa degradación de nuestro colágeno, pérdida de hidratación y, en consecuencia, aparecen arrugas y descolgamiento de la piel. Por ello, en esta estación debemos procurar cuidarla con más mimo.

Para limpiar la piel y no resecarla, es ideal la utilización de un gel micelar ya que, arrastra el maquillaje y las impurezas de la piel pero la deja hidratada y suave sin una sensación de tirantez. Para su cuidado diario te recomiendo las cremas Evolution Sphere de Keenwell. Existen 4 tipos según las necesidades de cada piel pero todas ellas contienen microesferas de principios activos reafirmantes, nutritivos y protectores suspendidas en un gel de ácido hialurónico de bajo peso molecular que consigue una hidratación desde las capas más profundas de la piel, retiene la humedad y mejora la elasticidad.

La presentación de esta crema es perfecta ya que los principios activos vienen encapsulados para que no se degraden con el contacto con el aire y puedan realizar su función en la piel. Además, el ácido hialurónico, a parte de preservar intactos los principios activos consigue una mayor efectividad del tratamiento ya que aporta la hidratación, la base de un piel sana. Por ejemplo, si la piel no está hidratada nunca podremos reafirmarla. Por ello, es muy importante la sinergia de estos principios activos entre sí.

La crema Evolution Sphere Hydro-Protecting contiene, además, un potente antioxidante llamado Gamma-Oryzanol, que contiene ácido ferúlico. El ácido ferúlico favorece la síntesis de colágeno, evita su degradación, aporta luminosidad y consigue una piel mucho más elástica.

Todos sabemos que también es de vital importancia el uso de un protector solar, pero es importante que no solo proteja de la radiación ultravioleta sino que también proteja de la infrarroja, ya que esta última es la que más daños provoca y la que más nos envejece. La protección solar Sun Attitude de Keenwell te ofrece protección frente a la radiación ultravioleta e infrarroja.