La cosmética natural y ecológica ha llegado para quedarse y es que cada vez son más las firmas que sacan su línea a base de ingredientes naturales. Por lo general, una característica común de estos productos es que, además de estar fabricados a base de aceites y extractos de plantas o frutas, no contienen ciertas sustancias como los sulfatos, las siliconas o los perfumes sintéticos.

¿Qué beneficios aporta la cosmética natural?

Al no contener sulfatos, sustancia que se utiliza para desprender rápidamente la grasa de la piel o el cabello, respeta más la integridad de estos. Es una cosmética menos agresiva con la piel y que la protege más.

La cosmética natural, al no contener siliconas, permite que los principios activos reparadores y nutritivos penetren mucho mejor en la fibra capilar o la piel. Las siliconas crean una fina película impermeable sobre la superficie del cabello que le dan una apariencia de suavidad pero que impide que los nutrientes de mascarillas y concentrados lleguen a la fibra capilar.

Como norma general, los productos naturales no contienen químicos derivados del petróleo ni aromas sintéticos, que a algunas personas llegan a producirles alergias o irritaciones en la piel. Los productos naturales suelen ser mejor tolerados por las personas alérgicas o sensibles. Además, los envases de los cosméticos naturales suelen utilizar materiales reciclados lo que genera también beneficios para el medio ambiente.