La piel de los niños es mucho más fina y delicada que la de un adulto y, además, su función protectora es mucho menor ya que posee menos grasa que una piel madura. Por esto, el niño necesita cuidados específicos para mantener una piel sana.

Hoy en día es muy común que los niños tengan alguna alteración en la piel como es la dermatitis atópica. Uno de los motivos que causan la dermatitis atópica es la falta de lípidos y ceramidas en la superficie de la piel. Las ceramidas son unos lípidos especiales que mantienen juntas las células externas de la piel para protegerla y evitar la penetración de agentes irritantes.

Existen en el mercado multitud de productos para los niños pero no todos son los más adecuados porque la mayoría sustituyen esa grasa y ceramidas naturales por aceites derivados del petróleo que evitan una correcta oxigenación de la piel. Estos aceites y siliconas taponan la piel del niño y puede que la irriten aún más, ya que algunas sustancias sintéticas se absorben y pueden causar otros trastornos.

Además, otro factor importante es que los jabones y detergentes que se utilizan a la hora de bañarlos suelen ser muy agresivos con su piel y eliminan los pocos lípidos que produce su piel, resecándola aún más y dejándola más expuesta a posibles irritaciones. Los productos Natural Kids solo contienen sustancias naturales como extractos de algas, ceramidas naturales de la cera de abeja, aceites vegetales como el aceite de almendras dulces, aceite de coco, aceite de argán, aceite de rosa mosqueta, etc. No contienen derivados del petróleo ni sustancias sintéticas como las famosas siliconas, que solo consiguen taponar la piel impidiendo la absorción de las sustancias hidratantes.

Sin duda alguna, Natural Kids es una de las mejores opciones para el cuidado de los más pequeños, ya que solo les aporta las sustancias naturales más nobles que les aportan toda la protección que necesitan.