Si tienes el cabello rizado, puede que alguna vez hayas sentido rechazo por no conseguir dominarlo y tener una melena encrespada. Cuidar de estas melenas requiere de tratamientos y productos específicos.

El cabello rizado tiene tendencia al encrespamiento y a resecarse ya que su cutícula no es tan lisa, lo que lo expone más a las agresiones externas. Además, el cuero cabelludo de las personas con rizos suele ser un poco más graso, ya que el sebo no se distribuye tan fácilmente por las fibras de cabello y se acumula en el cuero cabelludo. El sebo tiene una función nutritiva y protectora de la fibra capilar, función que no se desempeña en este tipo de cabello. Por esto, el cabello rizado está más expuesto a resecarse aún más.

Para evitar que el cabello se reseque recomendamos espaciar los lavados y utilizar siempre un champú sin sulfatos y con algún ingrediente nutritivo como el aceite de jojoba, la manteca de karité o el aceite de macadamia. ¿Por qué recomendamos un champú sin sulfatos? Los sulfatos realizan una acción detergente muy fuerte en el cabello que elimina todo el sebo y, por tanto, la protección natural del cabello. Posteriormente recomendamos aplicar productos que acondicionen y nutran profundamente el cabello a base de aceites naturales.

Los productos con sustancias sintéticas como la silicona consiguen “suavizar” el cabello porque básicamente estamos recubriendo cada fibra de cabello con una película de plástico, pero debajo de esa capa de silicona, el cabello sigue estando igual de seco y desnutrido.

Para evitar que el cabello se encrespe y así poder disfrutar de una textura definida recomendamos no frotar el cabello con la toalla después de haberlo lavado, sino solo enrollar el cabello en la toalla. Es mejor peinar el cabello cuando esté mojado y utilizar un acondicionador sin aclarado para que el peine o cepillo se deslice fácilmente sin partir la fibra.

Para el peinado se puede utilizar un producto que defina los rizos, ya que normalmente contienen sustancias que aportan mayor nutrición y flexibilidad al cabello y disminuyen el encrespamiento. Cada cierto tiempo, recomendamos aplicar un tratamiento profesional que ayude a nutrir la melena y cerrar su cutícula, que por naturaleza es más irregular que la de un cabello liso. En esta época del año es ideal utilizar un protector solar para el cabello, ya que la radiación solar también reseca y daña el cabello.